ESPAÑA-INGLATERRA EN EL STADIUM METROPOLITANO

El 15 de mayo de 1929, la selección Española se enfrenta a la selección inglesa de fútbol, en un partido que pasará a la historia por ser el primer encuentro que Inglaterra pierde un partido de fútbol contra un equipo no británico. Así relataba un periódico de la época el ambiente creado en el Stadium:

Desde mucho antes de comenzar el partido, hora y media antes, el paseo de Ronda, desde su embocadura del Hipódromo, las calles de Bravo Murillo y Santa Engracia, el camino de Tetuán, la Castellana, y en fin, todos los caminos que desde larga distancia conducen al Stadium son como botellas taponadas de automóviles y viandantes. El Stadium ofrece el más imponente aspecto que en su vida se ha dado. El sol calienta con rabia, y la gente, situada en todos los sitios donde se puede asentar con un pie, se apretuja de manera inverosímil. Sin embargo, la emoción espectacular, multicolor, es preciosa.

El resultado de 4-3 a favor de España, es el resultado de un emocionante encuentro que nuestro Stadium Metropolitano tuvo el honor de albergar y contemplar. Aunque la decisión final fue la de disputar el encuentro en el Metropolitano, se barajaron otras opciones, como el campo de Chamartín.

Grande era la expectación generada por el encuentro, de tal forma que la venta de entradas fue organizada concienzudamente:

Y llega por fin la ansiada fecha. Ricardo Zamora, mítico portero de la selección, encabezará muchos de los diarios:

El encuentro será retransmitido por radio, tal y como anunciaba la prensa.

El estadio se encuentra abarrotado, y el ambiente es impresionante.

El seleccionador español es Jose María Mateo, y el árbitro Johannes Langenus (Bélgica). En cuanto a las alineaciones, estas quedan así:

España: Zamora, Quesada, Quincoces, Marculeta, Prats, Peña, Lazcano, Goiburu, Rubio, Padrón y Yurrita

Inglaterra: Hufton, Bienkipson, Cooper, Peacock, Hill, Kean, Bradford, Kail, Hadcock, Barry y Campsell

¡¡ Y por fín comienza el tan esperado encuentro !!

Comienza dominando claramente Inglaterra, que a los veinte minutos ya va ganando por 0-2.

No obstante, España no se rendía y en el minuto 33, Rubio marca el primer gol. La moral sube, y animados, los jugadores españoles logran el gol del empate de cabeza de Lazcano. Termina la primera parte con este empate a dos, que ya comienza a resultar sorprendente.

Comienza la segunda parte con nuevo domino inglés, que se adelantan de nuevo en un saque de esquina. Es el 2-3. Pero poco a poco, el calor comienza a hacer mella en los jugadores de Inglaterra, que comienzan a perder el dominio del partido. Será Rubio en el minuto 79 quien se encargue de nivelar de nuevo el encuentro. Es tal la emoción de los espectadores, que incluso se produce una pequeña invasión del terreno de juego para abrazar a los jugadores.

Pero el delirio total llegar llega nada más reanudarse el encuentro tras el incidente anterior, y Goiburu logra la vistoria definitiva con el 4-3.